Transmisor de acetilcolina

La neurotransmisión de acetilcolina es bloqueada por fármacos anticolinérgicos que típicamente se unen a receptores muscarínicos (subtipos M1-M5) que se distribuyen por todo el cuerpo. La acetilcolina juega un papel importante en numerosas funciones corporales. Entre otras cosas, el neurotransmisor en el SNC interviene de forma relevante en el control de la atención, en los procesos de aprendizaje y en el almacenamiento del contenido de la memoria, media la contracción periférica de la vejiga, controla la salivación, la motilidad intestinal y disminuye la frecuencia cardíaca.

Síntomas e importancia de los efectos secundarios anticolinérgicos

La amplia distribución de los receptores muscarínicos en el cuerpo humano contribuye al hecho de que los fármacos anticolinérgicos pueden causar una multitud de efectos indeseables (RAM). Las reacciones adversas periféricas más comunes incluyen sequedad de boca, dilatación pupilar con trastornos de la acomodación, visión borrosa y aumento de la presión intraocular, estreñimiento, retención urinaria y aumento de la frecuencia cardíaca. Las reacciones adversas centrales a menudo son somnolencia, mareos, somnolencia, deterioro cognitivo y confusión. Las RAM centrales más graves incluyen agitación, desorientación, ataxia, alucinaciones y delirio Nishtala 2016 , Collamati 2016 , Ruxton 2015 , Lopez-Alvarez 2019 , Cardwell 2015.

Los resultados de estudios más recientes indican que las reacciones adversas anticolinérgicas se asocian no solo con una reducción de la calidad de vida, sino también con un aumento de las hospitalizaciones y mayores tasas de mortalidad Ruxton 2015 , Salahudeen 2015 , Tune 1992 , Chwe 2008. Además, los efectos secundarios anticolinérgicos a menudo se malinterpretan como (nuevas) enfermedades que surgen en la vejez o están asociadas con el proceso de envejecimiento. Collamati 2016 y conducen a la prescripción de medicamentos adicionales, lo que conduce a las llamadas cascadas de prescripción indeseables Wawruch 2012.

Susceptibilidad en la vejez

Los medicamentos anticolinérgicos tienen un mayor riesgo de efectos secundarios, especialmente en los ancianos. Se estima que alrededor del 20-50% de los ancianos están expuestos regularmente a medicamentos con posibles efectos anticolinérgicos, y del 30 al 50% de los medicamentos recetados a los ancianos tienen actividad anticolinérgica potencial Griebling 2012 , Nishtala 2016. Las personas mayores son más sensibles a los efectos secundarios anticolinérgicos debido a los cambios fisiológicos propios del proceso de envejecimiento. Nishtala 2016. Debido a la disminución del metabolismo y la tasa de eliminación en los ancianos, los fármacos se eliminan más lentamente. Las reservas colinérgicas y la transmisión colinérgica también se reducen con la edad. Además, la permeabilidad de la barrera hematoencefálica aumenta, lo que significa que moléculas más grandes y polares pueden entrar en el SNC y aumentar las concentraciones de sustancias activas en el SNC. La actividad de la proteína P-glicoproteína de eflujo cerebral también disminuye con la edad, por lo que los sustratos con propiedades anticolinérgicas (por ejemplo, cloruro de trospio y darifenacina) pueden aumentar el riesgo de toxicidad anticolinérgica central Nishtala 2016 , Lopez-Alvarez 2019 , Bostock 2010. Además, existen factores como la polifarmacia frecuente en la vejez, las interacciones medicamentosas y las características individuales (por ejemplo, enfermedades como la demencia de Alzheimer), que también pueden promover efectos secundarios anticolinérgicos.

Clasificaciones anteriores

Hasta la fecha, se han publicado en la literatura más de 20 clasificaciones, herramientas y puntuaciones diferentes para identificar fármacos con propiedades anticolinérgicas y poder estimar la carga anticolinérgica para el paciente Lavrador 2021 , Carnahan 2006 , Ancelin 2006 , Chew 2008 , Rudolph 2008 , Han 2008 , Honores 2010 , Sittironnarit 2011. Sin embargo, el entorno y el diseño del estudio, las poblaciones de pacientes y las medidas de resultado son extremadamente heterogéneos, y la clasificación de los fármacos en categorías de riesgo anticolinérgico es inconsistente. Como resultado, es casi imposible para el médico y el farmacéutico decidir qué puntuación se puede utilizar mejor para predecir el riesgo para el paciente individual. Además, varias características del paciente y del fármaco aún no se han tenido en cuenta en las clasificaciones, o solo de forma insuficiente, que, sin embargo, parecen fundamentales para una predicción fiable del riesgo.

Evaluación y desarrollo posterior

Nuestra calificación se basa actualmente en las publicaciones de Duran 2013 y Kiesel 2018. Como desarrollo adicional, se planea la creación de un modelo predictivo que pueda predecir las RAM anticolinérgicas acumulativas (no lineales) según el paciente. Se tienen en cuenta características relevantes del paciente que potencialmente influyen en la carga anticolinérgica, como enfermedades de base, edad, capacidad excretora y cambios farmacocinéticos asociados, así como características genéticas. Además, también se incluyen las características relevantes de la sustancia, como la penetración en el SNC para diferenciar mejor la toxicidad periférica y del SNC, la afinidad de unión por los subtipos de receptores muscarínicos y las dosis. Esto último también es relevante, ya que se ha demostrado un perfil de toxicidad dependiente de la dosis para varias sustancias (por ejemplo, la escopolamina produce xerostomía en dosis bajas, mientras que la frecuencia cardíaca también se ve influenciada en dosis más altas Renner 2005.

El modelo se validará en un estudio clínico prospectivo y se evaluará la relación entre la exposición anticolinérgica y el resultado clínico. Para ello buscamos socios de cooperación científica.